; AYUDA PARA ESTUDIAR - Remedios para el Alma

Conciencia Corporal

AYUDA PARA ESTUDIAR

By  | 

Si estás de exámenes estamos seguros de que te encantará esta lista de remedios naturales que sirven de ayuda para estudiar. Con ellos tu cerebro estará más centrado y alerta y te será más fácil enfrentarte a los libros o a cualquier otro proyecto que estés preparando, tanto para tus estudios como para tu trabajo.

Naturalmente antes de probar algún suplemento debes consultar con el médico que tu cuerpo no presente reacciones negativas o alergias a alguno de los componentes.

Tampoco trates de hacerte un cóctel con todos los suplementos. Los beneficios de cada uno de ellos fueron estudiados individualmente; no se sabe qué reacción podría presentarse en conjunción.

Finalmente, recuerda que cada cuerpo es diferente, así que prueba cuál de ellos funciona mejor para ti.

Creatina. Este suplemento ha ganado popularidad porque mejora la fuerza de los músculos. Lo que realmente hace este ácido orgánico es otorgar mayor energía a las células en el cuerpo, así que el cerebro también se beneficia. Se ha comprobado que mejora a la memoria y a la atención. Sigue las dosis que se muestran en el instructivo del producto.

Cafeína y L–teanina. No se ha encontrado que la cafeína por sí sola ayude a las funciones cognitivas, más bien, sus propiedades estimulantes son las que pueden resultar en beneficios al aprendizaje y al humor.

Ahora bien, si se consume en conjunto con L–teanina (un aminoácido común que se encuentra en el té verde), se crean beneficios a largo plazo como mejoras en la memoria y la atención y mayor velocidad de procesamiento de información visual.

El secreto se encuentra en que la L–teanina contrarresta los efectos negativos de la cafeína, como la ansiedad y el aumento en la presión arterial.

Estos beneficios se pueden alcanzar con 50 mg de cafeína (lo que contiene una taza de café) y 100 mg de L–teanina (el té verde sólo tiene entre 5 y 8 mg, así que ahí entran los suplementos, o bien,algunas personas siguen la regla 2:1, es decir, dos tazas de té verde por cada una de café).

Chocolate oscuro. Los flavonoides que se encuentran en el cacao se conjugan con moléculas antioxidantes, lo que estimula el cerebro y los procesos neurológicos en zonas que involucran el aprendizaje y la memoria.

Eso sí, asegúrate de no consumir chocolate dulce, pues el azúcar contrarresta muchos de sus beneficios. Opta por los que contienen mayores porcentajes de cacao. En un día puedes consumir desde 35 hasta 200 gramos.

Omega 3. Son ácidos grasos que se encuentran en la grasa del pescado, nueces y leguminosas. Cada vez su popularidad crece, y ya se puede encontrar en cápsulas; una o dos diarias son la dosis recomendada. Sus beneficios incluyen una mejoría en la atención y en el humor, además puede ralentizar el desgaste cerebral que ocurre con la edad.

Ginkgo Biloba. Producto del árbol homónimo, este extracto se emplea en la medicina china tradicional para tratar la fatiga, el asma, la bronquitis y otros males. Sea consumido en forma de cápsula o de infusión en la mañana, actúa como un energizante natural al estimular la circulación de la sangre hacia el cerebro y las extremidades. Este aumento en la circulación, similar a lo que ocurre cuando se realiza actividad física, genera una sensación de alerta y vitalidad, lo que mejora la concentración y la memoriaEsto con sólo 240-360 mg al día.

Panax ginseng. Se ha utilizado como medicina en China por miles de años. Es un suplemento que ayuda a la memoria, a la atención, la calma, el humor e incluso reduce la fatiga. Toma alrededor de 500 mg al día.

Vitamina B12. Parte del complejo B, esta vitamina es esencial para la formación de la sangre y el funcionamiento adecuado del sistema nervioso. Al mismo tiempo que posee propiedades energizantes, favorece la producción de melantonina, la hormona responsable de regular los ciclos de sueño. Por esta razón, la vitamina B12 no solo te mantendrá despierto y alerta, también te ayudará a dormir mejor de noche. Se puede encontrar en diversos alimentos como los mariscos, el hígado de res, carnes vacunas, aves, lácteos y algunos cereales. Además, está disponible en multivitamínicos, inyecciones y en comprimidos que se toman de forma sublingual.

Consumir frutas. Las frutas como manzanas, uvas, duraznos y cítricos contienen niveles de fructosa (azúcar) y vitaminas suficientes para aumentar tu energía. Los cítricos, a su vez, contienen vitamina C, un energizante natural. Aunque comer una fruta no te “despertará” de forma tan rápida e intensa como lo haría un café, sí tiene un efecto más prolongado y saludable en tu organismo.

Ejercicio aeróbico. Levantarse antes para salir en tu bicicleta, trotar o caminar vale la pena. Un poco de ejercicio aeróbico al comenzar el día no solo mejora tu salud mental y física, sino que también funciona como un excelente despertador. Aunque pueda generar cierta fatiga, los efectos del ejercicio activan tu organismo, lo que produce una sensación energizante que se prolonga por todo el día.

Natación. Si tienes problemas en las articulaciones o tienes otro impedimento para realizar los ejercicios antes mencionados, prueba con practicar natación de mañana. Nadar es un ejercicio perfecto para obtener una dosis de energía duradera y saludable, ya que se trata de una actividad cardiovascular que mejora tu salud y metabolismo sin generar impacto alguno en las articulaciones.

Desayunar adecuadamente. Saltearse el desayuno o ingerir muy poco alimento es un boleto solo de ida hacia el cansancio, el malhumor y la mala alimentación, ya que se incentiva a comer más durante el día y priva al organismo de los nutrientes que necesita para comenzar la jornada. Un desayuno adecuado debe ser variado y nutritivo. Preferentemente, debe incluir fruta fresca, frutos secos, fuentes de proteína como lácteos o huevos, y carbohidratos en forma de cereales (sin azúcar) y granos integrales.

Ajustar los hábitos de sueño. Aunque parezca obvio, mucha gente busca formas de incrementar su energía sin evaluar sus hábitos de sueño. Si te sientes fatigado durante el día, es probable que la solución sea obtener más horas con la almohada. Por más que dormir es vital para sentirse saludable y alerta, es cierto que en ocasiones los compromisos laborales, académicos y sociales no permiten un descanso adecuado. Sin embargo, es necesario priorizar el sueño si lo que se quiere es tener un buen desempeño durante el día. Evitar el alcohol antes de dormir, mirar la televisión o el teléfono móvil en la cama y alejar los dispositivos electrónicos del dormitorio son buenas estrategias para prevenir un mal sueño.

10 Comments

  1. Laura Darlan

    Laura Darlan

    05/02/2016 at 23:13

    Lara Tiseyra Darlan

  2. Malena Sillero

    Malena Sillero

    06/02/2016 at 15:27

    Clari Zambelli !!! Para que te pongas las pilas !!!

  3. Tami Tamara

    Tami Tamara

    04/10/2016 at 04:07

    Déborah Stark ^^

  4. Estrella Castro

    Estrella Castro

    06/11/2016 at 03:01

    Excelente mensaje gracias por compartir.

  5. Iva Montoya

    Iva Montoya

    10/11/2016 at 17:44

    Andrea Riquelme A

  6. Andrea Riquelme A

    Andrea Riquelme A

    10/11/2016 at 19:20

    Vamos a probar jajajja

  7. Harmony & House

    Harmony & House

    28/11/2016 at 19:45

    Qué bien les irán estos consejos a nuestros estudiantes!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *