; CONJUNTIVITIS Y PÉRDIDA DE VISIÓN - Remedios para el Alma

Conciencia Corporal

CONJUNTIVITIS Y PÉRDIDA DE VISIÓN

By  | 

La conjuntivitis viral es una enfermedad que puede desencadenar en graves consecuencias para la salud, como la perdida de visión.

Hasta hace algunos meses era poco frecuente que en los consultorios de Oftalmología se presentaran pacientes afectados por conjuntivitis viral, pero la situación ha cambiado, descubra por qué.

Conjuntivitis: diagnóstico, tratamiento y prevención

En ciertas regiones del sureste de México hay zonas en las que suelen presentarse casos de conjuntivitis ocasionada por virus; no obstante, la excesiva cantidad de lluvia que se ha registrado en las últimas temporadas ha ocasionado “el estancamiento de agua contaminada, situación que ha recrudecido la extensión de dicho padecimiento en todo el país.

Particularmente, hacía tiempo que no trataba un caso de este tipo, pero ahora no pasa una semana sin que vea, al menos, a una persona infectada”, refiere el Dr. Saúl Groman Share, adscrito al Servicio de Oftalmología del Hospital General del Centro Médico Nacional la Raza del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en la Ciudad de México.

Dicho padecimiento se define como la inflamación de la conjuntiva del ojo, capa transparente que cubre la parte visible de los órganos de la visión y la región interna de los párpados.

El mal puede surgir por el ataque de diversos gérmenes (virus, bacterias y hongos), contaminantes ambientales, irritantes químicos o reacciones alérgicas.

“La conjuntivitis viral es generada por los virus del herpes y adenovirus, y se caracteriza por ser más agresiva que la bacteriana debido a que no hay tratamiento específico que acabe con el microorganismo causante, pues aunque existen diversos antivirales sólo frenan (no eliminan) la reproducción del germen, lo cual conlleva a que el mal no sane por completo y que el cuadro se prolongue de una semana a tres meses.

Igualmente, cuando las defensas del afectado no se encuentran en óptimas condiciones puede haber invasión de bacterias”, explica el especialista, también adscrito al Centro Médico Dalinde, en México, D. F.

Inicio de la infección

Es importante tener presente que la enfermedad referida afecta a todos los grupos de edad por igual, y suelen presentarse frecuentes epidemias (contagio generalizado) dentro de la misma familia, escuela, oficina y organizaciones, pudiendo extenderse a la comunidad a partir de estos grupos.

La forma de contagio es por medio de secreciones oculares de personas enfermas, ya sea por contacto directo con ellas, mediante objetos contaminados (pañuelos faciales o toallas), o bien al nadar en alberca infestada por el virus.

Los síntomas clásicos de este mal son enrojecimiento de los ojos, dolor, comezón, ardor, molestias al ver la luz, sensación de que hay algún cuerpo extraño en ellos, secreciones, visión borrosa y adenopatía (aumento de tamaño de los ganglios linfáticos del cuello).

“Las infecciones ocasionadas por el virus del herpes generalmente son precedidas por otro síntoma, por ejemplo, fiebre; además, suelen afectar de manera importante la córnea (estructura transparente que cubre el iris del ojo), generando lesiones dendríticas (en forma ramificada).

Debido a que dañan importante zona del órgano es necesario proporcionar tratamiento cuanto antes, el cual por ningún motivo debe incluir cortisona, ya que esta sustancia tiene efecto similar a rociar gasolina en un incendio, es decir, baja demasiado las defensas y los virus se vuelven más agresivos”, advierte el Dr. Groman Share, quien también es miembro de la Sociedad Mexicana de Oftalmología.

Por otro lado, la conjuntivitis por adenovirus es diferente a la antes descrita, “porque los síntomas son mucho más severos, pues se inflaman los ganglios ubicados junto al oído y, posteriormente, aparecen manchas numulares (en forma de pequeña moneda) en la córnea tornándose la visión demasiado borrosa”, describe el experto, quien igualmente es miembro de la Academia Americana de Oftalmología.

En ambos casos, tales signos permiten que el especialista en salud visual realice el diagnóstico acertado, de ahí la importancia de acudir a él en cuanto se presenten molestias oculares, pues sólo él está capacitado para la detección adecuada y además cuenta con los aparatos que permiten la observación directa de las lesiones.

Aunque la conjuntivitis viral puede ser muy grave, los afectados suelen responder muy bien al tratamiento, siempre y cuando el problema sea bien manejado.

En teoría, todo tipo de conjuntivitis desaparece sin tratamiento a los 7 ó 15 días, sin embargo, nunca he visto un caso severo que se cure por sí solo, al contrario, se complica más. Por ello, siempre indico a los pacientes que no deben ser atendidos por el médico general, sino por el oftalmólogo, porque se trata de problema muy serio“, acota el Dr. Groman Share.

La solución al problema incluye la aplicación de antivirales en forma de pomada y, en casos más graves, también por vía oral, lo cual se complementa con la administración de antibióticos en bajas dosis a manera de protección, pues debido a que el ojo está muy sensible puede ser invadido por bacterias.

“Cuando esto último ocurre es preciso prescribir mayores dosis de medicamento”, señala el entrevistado.

Cabe destacar que la conjuntivitis viral por herpes o adenovirus que no es atendida adecuadamente puede dar lugar a infección muy intensa llamada endoftalmitis, la cual puede derivar en la pérdida del ojo.

1 Comment

  1. Habitos De Rockefeller

    Habitos De Rockefeller

    07/09/2016 at 19:03

    Excelente :/

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *