; MEDITACIÓN PARA SUPERAR LA DEPRESIÓN - Remedios para el Alma

Conciencia Emocional

MEDITACIÓN PARA SUPERAR LA DEPRESIÓN

By  | 

No es la primera vez que te hablamos de los beneficios de la meditación, pero hoy queremos centrarnos en las propiedades de la meditación para superar la depresión. Y es que recientes estudios han descubierto que la depresión está relacionada con un cerebro hiperactivo.

Investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) han demostrado que las personas con depresión tienen mayor número de conexiones en todo el cerebro. De hecho, la principal diferencia de un cerebro depresivo es que está hiperconectado, según revelan los autores en la revista PLoS One. El hallazgo explicaría por qué la depresión clínica suele cursar con ansiedad, falta de atención y concentración, problemas de memoria y trastornos del sueño.

Según concluye Andrew Leuchter, investigador del Instituto de Neurociencia y Comportamiento Humano de UCLA y coautor de un estudio que implicó a 121 adultos con depresión severa, “el cerebro sano debe ser capaz de sincronizar, primero, y desincronizar, después, distintas áreas para reaccionar ante lo que nos sucede, regular el ánimo, aprender y resolver problemas”. El problema del cerebro depresivo, añade Leuchter, es que conserva su habilidad para formar conexiones pero es incapaz de “apagarlas”.

En los pacientes, el área del cerebro que mostraba más conexiones anormales era la corteza prefrontal, implica en regular el estado de ánimo, tomar decisiones y resolver situaciones problemáticas. “Cuando el cerebro pierde su capacidad de controlar sus propias conexiones, es incapaz de adaptarse a los cambios”, resume Leuchter.

Las personas que sufren ocasionalmente de episodios de depresión leve a moderada pueden beneficiarse con la meditación. Las técnicas de meditación se enfocan en prácticas que relajan el cuerpo y la mente. Esta relajación puede levantar el estado de ánimo y brindar alivio.

Consejos para meditar y superar la depresión

Entra a un estado de meditación antes de que tu estado de ánimo decaiga severamente. Muchos pacientes con depresión experimentan “altas y bajas” a lo largo del día.

Dependiendo de la severidad de tu depresión, podrías o no experimentar ataques de desesperanza que son tan fuertes que no puedes funcionar normalmente ni controlar tus emociones. Tratar de meditar en estas condiciones puede ser riesgoso, especialmente si nunca antes has meditado con éxito.

Mejor espera hasta levantar tu estado de ánimo lo suficiente como para que te enfrentes a actividades normales, ya que tu mente y cuerpo estarán más receptivos en este estado.

Encuentra un lugar silencioso. Siéntate en tu habitación con las cortinas cerradas y con un letrero en la puerta que diga “No molestar”. Usa tapones si fuera necesario. Será más difícil que te enfoques en las técnicas de meditación si intentas hacerlo con distracciones como estrés al ruido. En cuanto a las personas que sufren de depresión, un intento fallido de calmarse con la meditación en medio de una situación agitada, puede provocar más daño que bien.

Si el silencio lo encuentras perturbador, puedes poner música instrumental suave y relajante como fondo. La música también puede ayudarte a filtrar el ruido de fondo si vives en una casa ocupada y no puedes encontrar un lugar completamente silencioso.

Ponte cómodo. La meditación tradicional generalmente supone sentarse sobre un cojín, un tatami o una cama cómoda con tus piernas cruzadas. Sin embargo, si esta postura es incómoda para ti por alguna razón, puedes cambiar las cosas. Recuéstate, relájate en una tina, o siéntate en una silla cómoda.

Aparte de encontrar una posición cómoda, también debes usar ropa cómoda.

Si tu depresión empeora por un trastorno de ansiedad, quizás no puedas sentirte tranquilo estando quieto. En este caso, puedes intentar hacer alguna actividad física ligera como caminar, siempre y cuando la actividad te haga sentir más tranquilo.

Relaja tu respiración. Enfócate en usar el músculo del diafragma ubicado en el abdomen superior, para hacer que entre y salga más oxígeno de los pulmones. Haciendo eso también desacelerarás tu respiración y ayudarás a que tus hombros, cuello y pecho se relajen más.

Cierra los ojos. Asumiendo que estás sentado y quieto durante la meditación, cerrar los ojos es una de las maneras más simples de bloquear el mundo a tu alrededor. Puedes mantener tus ojos abiertos si te sientes más cómodo así, pero te llevará tiempo aprender a confiar y a dejarte llevar manteniendo tus ojos cerrados, para que mejores tu técnica de meditación y tu habilidad para enfocar tu mente.

Dedícale tiempo a la meditación. Lo peor que puedes hacer es precipitar las cosas. Como mínimo, debes dejar de 15 a 20 minutos cada día para practicar técnicas de meditación. Cuando recién estás empezando, probablemente separes unos minutos adicionales hasta que te acostumbres a la práctica.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *