; PORQUE TENGO TICS NERVIOSOS? - Remedios para el Alma

Conciencia Corporal

PORQUE TENGO TICS NERVIOSOS?

By  | 

¿Por qué tengo TICS? Punto de vista emocional:

Los tics, definidos como siendo la ejecución repentina de movimientos repetitivos e involuntarios, demuestran un desorden de la tensión nerviosa y un desequilibrio al nivel del cerebro.

Si tengo un tic o tics, hay muchas probabilidades de que sea un ser muy emotivo, que reprimo mucha agresividad y que, de joven, haya percibido la educación recibida como muy severa y perfeccionista. Así es como exteriorizo mi inquietud y la amargura que siento muy adentro mío.

Si soy un chico, puede que haya sido afectado por acciones que alguien que representaba la autoridad para mí me pidió hacer. Esto explicaría el por qué hay 4 veces más chicos que chicas que padecen tics. Las muchachas, en general, suelen ser más receptivas frente a la autoridad y por lo tanto, menos afectadas, – de un modo general- por este aspecto.

Puedo haberme sentido contrariado de cara a ciertos movimientos que me impidieron hacer siendo más joven (como por ejemplo, si se me prohibía moverme en la iglesia) y ahora mi cuerpo se mueve, muy a pesar mío, como por reacción, rebelión contra lo que se me prohibió hacer. Incluso puedo haber tenido la sensación de “ser cobarde” delante de alguien.

Tengo interés en tomar consciencia de este estado y a expresar claramente mis necesidades.

Fuente: extracto del libro “El gran diccionario de las dolencias y enfermedades” de Jacques Martel

Remedios para los tics nerviosos:

Los tics nerviosos se definen como movimientos involuntarios, súbitos, breves y repetitivos de un grupo de músculos funcionalmente relacionados.

Se caracterizan por producir gestos, ruidos, palabras o actos de la vida habitual, pero sin objeto determinado.

En algunos casos aparecen en la adolescencia o en la edad adulta, pero, por lo general, se inician en la segunda infancia, entre los 5 y los 10 años y predominan en niños sobre niñas.

Sus causas aún no están identificadas por completo, pero por lo general, se presentan en niños con cierto grado de estrés o conflicto emocional que encuentra en el cuerpo una vía de expresión. Sólo en casos puntuales hay un trastorno neurológico asociado.

Los tics nerviosos más frecuentes se manifiestan en el rostro y están originados por contracciones de los músculos faciales: parpadeo, guiños, arrugar la nariz, humedecerse los labios con la lengua, torcer la comisura de los labios, etc. No obstante, los movimientos son a veces mucho más complejos y afectan a otras partes del cuerpo.

Así, los tics de las extremidades: ademanes de saludo, tocarse la cara, las gafas o el borde superior de la camisa, encogerse de hombros, etc.; del cuello: girar, inclinar o sacudir la cabeza; respiratorios: ruidos nasales, ronquidos, tos, carraspeos, etc.; y del lenguaje: exclamaciones involuntarias, repetición de frases o de sílabas, etc.

Por lo general, no es necesario aplicar ningún tipo de tratamiento médico, y simplemente con la aplicación de remedios caseros y naturales para el nerviosismo suelen desaparecer los tics.

Remedios populares

Remedio 1: Realizar una infusión de 40 gramos de hojas de trébol de agua en un litro de agua. Tomar a lo largo del día.

Remedio 2: Extraer el jugo de la planta fresca llamada pulsatila y verter 10 gotas en una taza de agua. Tomar 2 veces al día.

Remedio 3: Efectuar una infusión de las flores de espino blanco, a razón de 20 gr. por litro de agua. Tomar una taza al día. Este remedio también resulta eficaz en casos de insomnio nervioso para lo cual una taza al acostarse es suficiente.

Remedio 4: Hacer una infusión de 20 gr. de hojas y flores de pasiflora por litro de agua y tomar una taza al día especialmente de noche. Este remedio no sólo ayuda a combatir el estrés que sienten las personas con tics nerviosos sino también para los trastornos nerviosos de la menopausia, contra la astenia y la angustia.

Remedio 5: Efectuar una infusión de una cucharadita de flor de naranjo amargo o azahar en una taza de agua y tomar tres al día. Igualmente se puede preparar en maceración en frío, 20 gr. de flores en un litro de agua; beber tres tacitas al día, tomadas a sorbos. Es un sedante y calmante muy indicado en los trastornos nerviosos, excitaciones, espasmos y calambres, tics nerviosos, hipo, entre otros.

Remedio 6: Consumir nueces de ciprés ya que constituyen un vasoconstrictor de gran eficacia en las afecciones del sistema nervioso. También se puede emplear el cocimiento de la nuez de ciprés. Para ello, se debe preparar con 30 gr. de ella, bien machacada, y un litro de agua, en la cual se deja hervir durante 10 minutos. Beber una taza antes de cada comida.

Remedio 7: Colocar unas gotas de aceite esencial de lavanda en la almohada, ya que se considera un relajante natural que ayuda en los casos de tics nerviosos.

Remedio 8: Infusión de una cucharadita de flores de lúpulo en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar reposar. Tomar 2 o 3 tazas al día.

Remedio 9: Verter 5 hojas de anamú en una taza de agua y hervir por 5 minutos. Dejar refrescar, colar y beber 3 veces al día.

Recomendaciones

Cuando los tics son muy intensos y frecuentes, o si se da una asociación de múltiples movimientos, se aconseja acudir a un médico para su evaluación.

Preguntas y respuestas

Es conveniente reprender a un niño que hace tics?

No. Los tics nerviosos, y sobre todo los de la cara, son muy frecuentes en los niños de esta edad y, por lo general, desaparecen por sí solos en unas semanas.

No obstante, si el pequeño se hace consciente de su trastorno e intenta dominarlo y controlarlo de una forma constante, es posible que empeore y aumente su nerviosismo y, en consecuencia, la intensidad y la frecuencia del tic.

Lo más apropiado no es precisamente reprender al pequeño o corregirle, sino dejar de prestar atención a su tic. Los tics aparecen a menudo en niños tensos y nerviosos que se ven sometidos a una constante presión por parte de sus padres. En estos casos, lo más conveniente es velar porque el ambiente familiar sea agradable y tranquilo.

¿Cómo se originan los tics nerviosos?

A menudo, los tics tienen su origen en ciertos actos voluntarios y concretos, que acaban por convertirse en involuntarios e inconscientes. Así, por ejemplo, una persona afectada por una conjuntivitis, o por un defecto visual, comienza a parpadear para disminuir el escozor o, en su caso, para concentrar mejor la vista en un punto determinado. En un momento dado el movimiento se separa de su finalidad original y persiste aunque ya no tenga la menor utilidad y se haya corregido el trastorno inicial.

De forma semejante, una camisa demasiado ajustada en el cuello, unas gafas mal acomodadas, etc., dan lugar, sobre todo en situaciones de tensión emocional, a la transformación de ademanes voluntarios en hábitos repetitivos y sin el menor sentido. De cualquier forma, este tipo de tics, sobre todo si se presentan durante la infancia, suelen durar poco tiempo.

¿Es cierto que los tics constituyen un síntoma de desequilibrio nervioso?

No de una forma necesaria. En algunos casos los tics aparecen en personas que poseen un cierto grado de inestabilidad psíquica, con tendencia a las obsesiones, o en enfermos neuróticos, esquizofrénicos, etc.; pero también se manifiestan en personas por completo normales y equilibradas. Con frecuencia se trata de sujetos tensos, nerviosos, inquietos, muy activos, o poco resistentes a la fatiga, todo lo cual no implica que sufran, necesariamente, algún tipo de enfermedad psíquica o mental.

¿Es verdad que existen tics vocales que se caracterizan por la emisión involuntaria de palabras y hasta de frases completas?
Sí. Si bien es posible que se den de forma aislada, por lo general se presentan en los casos de la llamada enfermedad de los tics, conocida asimismo como síndrome de Gilíes de la Tourette.

Los primeros síntomas suelen iniciarse en la segunda infancia y estriban en la aparición de uno o múltiples tics que, progresivamente, aumentan en extensión e intensidad. Afectan, por lo general, a la cabeza y a las extremidades, y, en la adolescencia, comienzan a manifestarse diversos sonidos vocales, como gruñidos, carraspeo, «ladridos», etc., que en muchas ocasiones se acompañan de coprolalia, es decir, de la emisión de palabras obscenas y malsonantes, y de ecolalia, o sea, la repetición de sílabas, palabras y frases propias de otras personas.

El número, carácter e intensidad de los síntomas varía en semanas o meses, y la enfermedad sigue, por lo general, un curso fluctuante en el que se alternan períodos de mejoría y de empeoramiento. Según parece, la causa de esta dolencia se encuentra en una alteración orgánica del sistema nervioso central, aunque el estado de la mente del enfermo sea completamente normal, y en la mayoría de los casos responda al oportuno tratamiento farmacológico.

2 Comments

  1. Habitos De Rockefeller

    Habitos De Rockefeller

    07/01/2017 at 20:39

    Excelente :p

  2. Oswaldo Valladares Zavaleta

    Oswaldo Valladares Zavaleta

    07/01/2017 at 20:47

    Landy Zavaleta Apaez mira ma

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *