; EL SOBREPESO COMO DEFENSA: EL ABDOMEN - Remedios para el Alma

Alimentación

EL SOBREPESO COMO DEFENSA: EL ABDOMEN

By  | 

El sobrepeso es el aumento de peso por encima de la media general, generalmente por la acumulación de grasa bajo la piel.

En casos extremos este sobrepeso puede derivar en obesidad, que es ya considerada como una enfermedad crónica, aunque prevenible. Las personas obesas acumulan una excesiva cantidad de grasa, o hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo, hasta el punto de que esa grasa almacenada llega a poner en riesgo su salud o su vida.

Cada año fallecen casi 3 millones de personas en todo el mundo como consecuencia del sobrepeso o la obesidad.

Naturalmente, a estas alturas, todos sabemos qué es lo que hace que se nos acumulen “esos kilitos de más” en caderas, barriga o el trasero: la vida sedentaria, la comida basura, los malos hábitos alimenticios…

Pero el motivo real por el que unas personas son más propensas que otras a ganar peso, y por el que cuando estas personas deciden hacer dieta les cuesta más que a los demás perder los kilos que les sobran, tiene origen en sus emociones y sus miedos personales más profundos.

La grasa es, literalmente, una barrera que se acumula debajo de nuestra piel y nos aleja de lo de “fuera”, de lo exterior, de algo que nos parece una agresión o que nos daña.

Toda esa cantidad de grasa se convierte en energía estancada que se acumula junto con las emociones tóxicas en nuestro cuerpo y que nuestro cuerpo, por sí mismo, y debido a que emocionalmente no estamos preparados para soltarla, no es capaz de eliminar.

El origen de esa necesidad de crear una barrera entre nosotros y el mundo es tan amplio como las personas que crean la barrera, pero en todos los casos hay una causa común: el miedo.

A veces es el miedo a que no nos quieran, a veces el miedo a que no nos acepten y a veces el miedo a que nos agredan sexualmente (ser “demasiado” visibles).

En función del tipo de miedo que tengamos la grasa se acumulará en unas zonas o en otras.

Por ejemplo, el abdomen.

Cuando se nos acumula la grasa en la barriga nuestra forma recuerda al arquetipo de bebé.

Los bebés son barrigones, tienen unas manos regordetas y son emocionalmente inmaduros y egoístas, aunque sencillos de contentar con cualquier juguete.

Mira a tu alrededor e identifica las cualidades de las personas con sobrepeso, sobre todo en barriga, que tienes más cerca. ¿Su personalidad parece infantil? ¿Son caprichosas y les gustan los juguetes? ¿Ruidosos? ¿Procuran llamar la atención? ¿Qué imagen crees que tienen de sí mismos? ¿Les falta autoestima? ¿Son extrovertidos con sus emociones? ¿Es fácil saber cuándo están enfadados y cuando están contentos? ¿Tienden a los extremos, igual que los niños?

Los barrigones tenemos miedo a crecer.

Tal vez pensamos que cuando éramos más pequeños nos cuidaban más, o nos querían más, o no se juzgaban tan duramente nuestros errores.

Tal vez sólo pensamos que es duro ser adulto y es más fácil cuando papá y mamá cuidan de nosotros. Queremos dormir y despertar cuando otros se hayan encargado de nuestros problemas.

La realidad es que a veces no somos ni siquiera conscientes de ese miedo y vamos al trabajo, aunque nos den miedo nuestros jefes y nuestros compañeros, quedamos con nuestros amigos, aunque sentimos que debemos esforzarnos para que piensen bien de nosotros, compartimos nuestra vida con nuestra pareja, a la que cuidamos y mimamos para asegurarnos de que sea feliz, no vaya a dejarnos solos…

El miedo a “no ser capaz” o “no ser suficiente” nos persigue en cada pequeño acto diario y por eso ponemos una barrera entre nuestro necesidad de ser amados (que se refleja en nuestra barriga) y los demás.

Cuando te enamoras, cuando te sientes correspondido, ¿qué es lo que sientes? ¿mariposas dónde? Ahí está el centro de tu necesidad de amor.

Para que no dañen ese centro le creamos una barrera de la única forma posible en que nuestro cuerpo puede hacerlo, acumulando grasa.

La comida, además, se convierte en un foco de placer que nos ayuda a olvidar esa sensación de “desasosiego”, de “miedo” que se instala en nuestro abdomen.

¿Cómo combatir los kilos del abdomen?

Hay que combatir en dos frentes: el físico y el emocional.

En el frente emocional pregúntate: ¿de verdad tengo miedo a ser adulto? ¿preferiría que otro me resolviera la vida? ¿no tener preocupaciones ni responsabilidades?

Casi seguro que tu primera reacción es “¡Desde luego! ¿Quién no querría vivir despreocupado? Que me arregle otro la vida y se asegure de que no me falta de nada.”

Y ahora piénsalo otra vez. ¿Qué pasaría si de verdad, de verdad, de verdad fuera otro el que cuidara de ti y se encargara de asegurarse que no te falte de nada? Que fuera otro el que tomara las decisiones por ti y decidiera siempre qué es lo mejor para ti. Alguien que te ama, no cualquiera que no te conozca, alguien en quien confíes: tu padre, tu madre, tu novio…

Imagina una vida en la que no tienes nada que decir porque es otro, el que “te ama y te conoce” quien sabe qué es mejor para ti, otro que no se equivoca ni te da la opción de equivocarte. Repasa tu vida actual y recuerda las veces divertidas en las que metiste la pata y aprendiste, las veces dolorosas en las que te equivocaste y aprendiste, las veces en las que  hiciste todo lo correcto y aun así no salieron bien las cosas y aprendiste. Y recuerda las veces que tú mismo, sólo tú, venció. Cuando todo fue bien. Cuando lograste tu objetivo y obtuviste tu recompensa.

Te lo pregunto otra vez ¿Quieres que sea otro el que se encargue de tu vida?

¿No?

Pues es hora de afrontar la parte física para deshacerte de tu barrera.

  • Come sin prisa. Es verdad que a veces no tenemos tiempo, pero si eres de los que comen muy deprisa seguro que a estas alturas ya te habrás fijado en que comes rápido incluso cuando vas sobrado de tiempo. Stop. Para. Come despacio. La comida es energía, es vida. Disfrútala. Haz que te alimente y te sane, no que se quede enquistada en tu cuerpo.
  • Evita los azúcares. ¿De verdad necesitas beber tanta Coca-Cola? ¿Tantos zumos? ¿Echarte tanto azúcar en el café o el te? ¿Tanto te apetece el tercer trozo de tarta?
  • Disminuye la ingesta de alcohol. ¿Cuántas cervezas te tomas al día? ¿Cuántos vasos de vino? ¿Cuántos cocktails? Recuerda que el azúcar y el alcohol fermentan tu comida y te predisponen a la acumulación de grasa corporal.
  • Bebe agua. Este es un tópico, pero no por ello menos cierto. El agua limpia. Límpiate por dentro y arrastra todas las toxinas de tu cuerpo todas las veces que puedas.
  • Mantén una buena postura. Tener la espalda recta te obliga a apretar el vientre y enderezar los hombros. Tu cuerpo permanece en una tensión natural, cómoda, que afecta a tu estado de ánimo. Cuando estás erguido correctamente te sientes “correcto”, sientes que encajas, que sabes lo que haces. Te sientes seguro.
  • Evita comer entre comidas, sobre todo chucherías. ¿Por qué lo haces en realidad? ¿De verdad tienes hambre? ¿Será tal vez sólo el deseo de sentir placer en tu barriga? El centro del amor.
  • Aprende a estar relajado. No significa que debas tumbarte o permanecer sentado. No te tires en cualquier parte. Relájate para que el miedo no se acumule dentro de ti y salga fuera de tu cuerpo junto con todos los restos que no necesitas.

11 Comments

  1. Sonia Gonzalez

    Sonia Gonzalez

    23/12/2015 at 22:16

    Txontxi Locri
    Jorge Dryon
    Karma Dragpa

  2. Amanda Ochoa

    Amanda Ochoa

    24/12/2015 at 02:18

  3. Mar Nievas Lang

    Mar Nievas Lang

    24/12/2015 at 02:45

    Pauli Abrego muy bueno

  4. Yenai Santana

    Yenai Santana

    24/12/2015 at 06:05

    Mira amiga… Adri Casas

  5. Rous

    24/12/2015 at 12:21

    Excelente información, solo una recomendación más y la más importante porque es una programación mental, se que si funciona y es hacer afirmaciones para bajar de peso. Yo lo hice y desde ahí me ha sido fácil aplicar lo que ustedes recomiendan ya que antes no lo fue. Aún me falta barriga pero si es un poco mas difícil.

  6. Daniela Maza Torreblanca

    Daniela Maza Torreblanca

    24/12/2015 at 12:51

    Muy buen articulo, gracias!

  7. lady c

    26/02/2016 at 17:58

    nunca se me ocurrio pensar asi sobre mi sobre peso muchas gracias por ayudarme a caer en cuenta de mi error muchas gracias!!!

  8. Moni Habibi

    Moni Habibi

    20/03/2016 at 00:43

    Simon Brizuela

  9. Ayurveda Atman

    10/05/2016 at 02:30

    Excelente Artículo

  10. Elizabeth

    16/06/2016 at 17:21

    Wooooow, que sorpresa,admito que eh subido de peso ahora se el porque

  11. Patricia Alarcón Morán

    Patricia Alarcón Morán

    14/09/2016 at 05:06

    Que interesante

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *