Adiós forúnculos
Adiós forúnculos

¿Sabes esos granitos tan desagradables que te salen en la piel cuando se infecta un pelito? Duelen y tienen un aspecto horroroso. Y no son nada atractivos. Con estas cataplasmas caseras podrás decir “Adiós forúnculos” y volver a tener una piel sana y hermosa.

Los forúnculos son infecciones que afectan a grupos de folículos pilosos y tejido cutáneo adyacente.

Son muy comunes y en la mayoría de los casos son causados por las bacterias Staphylococcus aureus. También pueden ser provocados por otras bacterias u hongos que se encuentran en la superficie de la piel. El daño al folículo piloso permite que la infección penetre más profundamente dentro del folículo y en el tejido por debajo de éste.

Los forúnculos pueden darse en los folículos pilosos de cualquier parte del cuerpo. Son más comunes en la cara, el cuello, la axila, las nalgas y los muslos. Puede haber uno o muchos forúnculos.

Un forúnculo puede empezar como una parte sensible, inflamada y de color rojo o rosáceo en una zona firme piel. Con el tiempo, se sentirá como un globo lleno de agua o quiste.

El dolor empeora a medida que éste se llena de pus y tejido muerto. El dolor disminuye cuando el forúnculo drena. Éste puede drenar por sí solo. Más frecuentemente, sin embargo, es necesario abrirlo para que drene.

Tambien te interesa:  CONTRA EL CÁNCER DE HÍGADO

Para tratarlo en casa aquí tienes tres ejemplos de cataplasmas que te ayudarán a eliminarlos:

Cataplasma de cúrcuma:

Muy común en la cocina Hindú, esta cálida especia color naranja es un excelente remedio para los forúnculos. Es un agente anti-inflamatorio y antibacteriano natural. Cuando se combina con lipidos dietética (la que proviene de los alimentos que consumimos) y la pimienta negra, es aún más eficaz.

Tome 1 cucharadita de cúrcuma en polvo, en medio vaso de agua tibia, 3 veces al día. Continuar durante varios días o más si tiene forúnculos SARM recurrentes. La cúrcuma, se utiliza en la medicina ayurvédica tradicional de la India gracias a su acción anti-inflamatoria y por ser purificador de la sangre. En este caso, no no hay necesidad de aplicar nada por vía tópica. También puede intentar mezclando 1 cucharada de cúrcuma con 1 tazas de leche (usar leche de soya o arroz si sufre de intolerancia a la lactosa) y 1 cucharada de melaza, la cual es rica en en hierro y vitaminas del complejo B. Caliente la leche sin hervir, añada la cúrcuma y la melaza. Revuelva bien antes de beber ya que la cúrcuma tiende a asentarse en el fondo de la taza.

Tambien te interesa:  TRUCOS CON SEMILLA DE AGUACATE

La cúrcuma puede causar deshidratación intensa, especialmente por la noche, así que asegúrese de seguir cualquiera de estos remedios con varios vasos de agua natural.

Cataplasma de carbón activado:

Cuando el carbón se somete a vapor de agua y oxígeno, se crean pequeños poros en su superficie. Se le llama entonces carbón activado debido a que estos poros son activos y son capaces de atrapar muchos compuestos químicos, especialmente aquellos que no son atraídos por el agua, como por ejemplo los compuestos orgánicos (compuestos que provienen de organismos vivos). Una pasta hecha de polvo de carbón activado y agua extraerá el calor y el pus de un forúnculo rápidamente. Cubra la lesión con la pasta y luego con un trozo de algodón húmedo y una cubierta de plástico para evitar que se seque. Deje reposar por un par de horas y repita hasta que haya drenado todo el pus del forúnculo.

También puede probar haciendo una pasta con 1 dientes de ajo machacado, 1/2 cucharadita de carbón activado en polvo y 1 cucharadita de cúrcuma, con un poco de agua caliente. Sumerja unos trozos de gasa en esta mezcla, coloque sobre el forúnculo y fije con cinta adhesiva quirúrgica. Repita cada par de horas hasta que el forúnculo reviente por su cuenta y drene profusamente.

Tambien te interesa:  JUGO DE PATATA PARA ALIVIAR INMEDIATAMENTE EL ARDOR DE ESTOMAGO

Cataplasma de comino negro:

El comino negro es un potente antibacteriano, antimicrobiano, antiinflamatorio y además tiene propiedades antisépticas. Muela un puñado de semillas de comino negro con un poco de agua hasta obtener una pasta espesa y fina. Aplique sobre el forúnculos y deje que se seque. Realice una nueva aplicación cada dos horas, todos los días hasta que se rompa y haya drenado todo el pus. Limpie el área de la lesión con agua hervida y algún jabón antiséptico o aplique algunas gotas de aceite esencial del árbol del té.

Recuerda que, cualquiera que sea la cataplasma que te apliques es muy importante mantener una estricta higiene con la zona y que si en una semana no ves recomendableía debes acudir a tu médico habitual o a un dermatólogo.

 

Aconsejamos que consultes siempre a tu medico y que realices controles médicos si tu salud lo necesita. Nosotros solo te damos un punto de referencia informativa.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here