HUERTO
HUERTO

Crea tu huerto urbano en tu casa

Last updated:

Sorprendente y sencilla forma de cultivar tus propios alimentos creando tu huerto urbano en casa.

Los alimentos frescos que compramos cada vez son menos naturales y muchas veces pensamos en cultivar nuestros propios productos, pero el problema es, donde. Hoy en día poca gente puede disponer de un pequeño jardín o huerto donde poder cultivar sus propias verduras.

Hoy os hablo de una idea muy sencilla y original que mucha gente lleva usando desde hace años, donde podemos cultivar nuestras propias verduras sin necesidad de tener una huerta como tal.

Esta solución es tremendamente simple y por ello me flama tanto la atención. Os cuento como ponerla en práctica en vuestra propia casa.

Usamos un saco de tierra, como las que compramos cuando plantamos flores, pero como es para nuestro propio alimento, lo más orgánica y natural posible. Les hacemos unos agujeros en la parte de abajo a modo de drenaje que permita evacuar el agua de riego y colocamos el saco, sobre una superficie plana.

No lo colocaremos directamente en el suelo, para evitar que si hace calor reseque la tierra. Aprovechando que la colocamos en una superficie, lo haremos a cierta altura para que el trabajo se nos haga mucho más cómodo y no tengamos que estar agachados trabajando.

Cortaremos el plástico de la parte superior dejando un borde de unos 10 cms. y rastrillamos la tierra para ahuecarla.

Una vez realizado este paso podemos repartir las semilla por la superficie de tierra. Removemos la superficie para que las semillas queden cubiertas por la tierra y regamos.

Debemos tener cuidado con el riego, ya que el saco no acumula agua como nos pasaría en un jardín, por lo que tendremos que regar más habitualmente, manteniendo humedad en la tierra.

Podemos plantar todo tipo de vegetales, como lechugas, espinacas, col, zanahorias o rábanos.

Debemos aprovechar la temporada y podremos aprovechar de una forma sana y barata, comiendo nuestros propios vegetales.

Hay vegetales como la lechuga, las espinacas o las acelgas que no tendrás que arrancar la planta entera, coge las hojas que necesites y la planta seguirá dándote alimento durante mucho tiempo como si de magia se tratase.

Pocas cosas hay tan satisfactorias como comer los productos que tú mismo has cultivado, sabiendo que además son productos sanos y libres de químicos.

Ya no hay excusa para tener tu pequeño huerto urbano.