Generalmente en invierno, como no los llevamos al aire, todos olvidamos un poco el cuidado de nuestros pies, por lo que es hora de ponernos un poco al día con estas cremas caseras para el cuidado de nuestros pies.

CREMAS CASERAS PARA LOS PIES
Esta claro que en verano entre sandalias, calor, caminar descalzos, ir a la playa, etc, los pies sufren agresiones directas que requieren nuestra atención, pero también en invierno con el frío y las botas, y ahora que se quedan húmedos por la lluvia o la nieve, o que las mujeres aprovechamos las fiestas para ponernos esos tacones altos que en el día a día no usamos es imprescindible tener un poco de cuidado y mimar nuestros pies.

Aquí te dejamos este tratamiento para pies con durezas y/o agrietados.

Para eliminar las durezas sin tener que recurrir a la cuchilla lo que vamos a hacer es poner los pies a remojo durante 15 o 20 minutos en una tina con agua caliente. Puedes aprovechar para echar en el agua una bomba efervescente y dar a tus pies un lujoso bañito relajante que los dejará como nuevos.

Cuando ya se hayan ablandado las durezas frótalas con una piedra pómez insistiendo en las zonas más afectadas y teniendo mucho cuidado de no dañar el resto de zonas. Poco a poco se irán desprendiendo la piel muerta haciendo un efecto exfoliante estupendo.

Tambien te interesa:  SECRETO PARA REJUVENECER 10 AÑOS

Una vez bien frotado enjuágate los pies y sécalos suavemente con una toalla.

Con los pies secos aplica una mezcla de agua de rosas y glicerina y ponte unos calcetines suaves y gruesos para mantener la hidratación.

Para hacer la mezcla de agua de rosas y glicerina debes echar una taza de pétalos de rosas en una taza de agua hirviendo. Se deja reposar hasta que enfríe y se cuela, tirando los pétalos y reservando el agua.

Agrega dos cucharadas de glicerina y mezcla bien.

Continúa con este tratamiento hasta que las durezas hayan desaparecido, poniendo los pies en remojo y frotándolos con la piedra pómez un par de veces por semana y echándote la mezcla de agua de rosas y glicerina cada noche.

Si quieres, cuando pongas los pies en remojo, puedes añadir al agua una taza de miel de abeja, para darle más suavidad y un toque de hidratación extra.

Para los pies agrietados puedes hacer una crema casera a base de aguacate y plátano.

Para ello tritura medio aguacate y un plátano y mézclalos uniformemente. Aplica esta mezcla en los talones.

Envuelve los pies en papel film y déjalo actuar unos 20-30 minutos.

Pasado este tiempo aclara con abundante agua tibia.

Puedes repetir este tratamiento dos o tres veces por semana hasta conseguir los experiencias deseados.

Tambien te interesa:  COLUMNA VERTEBRAL: SU IMPORTANCIA

También puedes utilizar un exfoliante a base de zumo de limón para eliminar la piel muerta de los talones, pero únicamente si el talón no está muy agrietado, ya que si hubiera herida el zumo del limón te ardería sobre las heridas.

Para utilizar esta receta hay que echar un cuarto de taza de zumo de limón y mezclarlo bien con media taza de azúcar.

Cuando estén bien mezclados coges un puñado y masajeas bien tus pies con ella, con movimiento circulares, insistiendo en las durezas y grietas.

Después aclara con abundante agua tibia y échate un poco de aceite de coco que, además de ayudarte a deshacerte de las células muertas ayudará a retener el agua bajo la piel, favoreciendo la rehidratación de tus pies.

Puedes masajear los pies con aceite de coco todas las noches y ponerte después calcetines para dejarlo actuar toda la noche.

En caso de que el pie esté muy agrietado en lugar de utilizar el zumo de limón con azúcar para exfoliarlo coge una papaya y tritúrala bien.

Utiliza la papaya triturada para aplicarla por todo el pie haciendo un masaje circular e incidiendo, sobre todo, en las zonas más agrietadas, incluso aunque tengan herida, ya que la papaya ayudará a reparar los tejidos.

Tambien te interesa:  ÁRBOL DE TE

Si el problema con tus pies es de verrugas, pies sensibles, uñas quebradizas o mal olor te dejamos una receta casera que puedes utilizar cada noche. Acondicionará tus pies y los desinfectará, evitando problemas de hongos y malos olores.

Para hacerla debes derretir en un caso a fuego muy suave 6 ml de aceite de almendras dulces, 60 gr de aceite de coco, 15 gr de cera de abejas, 15 gr de manteca de cacao y 60 ml de agua mineral.

Mézclalos lentamente hasta que estén bien derretidos y mezclados y después bate enérgicamente hasta que la preparación quede suave.

Retira el cazo del fuego y sigue removiendo hasta que la crema se enfríe para alcanzar la temperatura del cuerpo. Agrégale 6 ml de aceite esencial de limón y 2 ml de aceite esencial de jengibre.

Conserva el preparado en un lugar fresco, seco y oscuro y utilízala en tus pies antes de dormir, frotándolos con la crema dándoles un suave masaje circular.

Después ponte unos calcetines de algodón y deja que la crema trabaje toda la noche.

5 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here