AMPOLLA
AMPOLLA

Las ampollas aparecen cuando la capa superior de la piel (la epidermis) se desprende de las capas más inferiores.

Esto se debe generalmente a la fricción o al calor, aunque algunas enfermedades de la piel u otras afecciones médicas pueden causar ampollas.

El espacio entre las capas de la piel se llena con un líquido llamado “suero”, que es lo que le da apariencia de globo de agua.

Las ampollas se curan recomendable cuando no se revientan ni se abren, porque la capa de piel intacta ayuda a mantener las bacterias fuera de la herida y a prevenir infecciones.

Desafortunadamente, algunas ampollas se revientan inevitablemente.

Una ampolla reventada puede ser difícil de limpiar y dolorosa, y necesita ciertos cuidados extra para prevenir una infección. Por suerte, hay algunos pasos sencillos para cuidar una ampolla reventada y luego controlarla para asegurar su correcta curación.

Tratar una ampolla reventada

Lávate bien las manos. Usa un jabón suave y agua tibia para lavarte las manos antes de tocarte la zona ampollada.

Lávate las manos de 15 a 20 segundos.

Esto ayudará a prevenir la propagación de gérmenes, que podrían causar una infección en la zona de la ampolla.

Tambien te interesa:  Receta anti-acné con Té Verde

Lava bien la zona con un jabón suave y agua. No te restriegues la ampolla, sino podrías romper más la piel.

No uses alcohol, yodo o agua oxigenada, ya que pueden irritar la piel expuesta.

Deja que la ampolla se seque. Déjala que seque al aire, si es posible, o sécate suavemente con una toalla. No te restriegues la zona ampollada con la toalla, sino podrías romper la piel.

No te toques la piel colgante. La piel colgante formada por la superficie de la ampolla se cae con el tiempo, pero puede ayudar a proteger la piel nueva debajo mientras se autorepara.

Si puedes, déjala intacta, y ponla encima de la piel nueva.

Si la ampolla se revienta, o si hay suciedad debajo de la piel colgante, podrías recortarla para prevenir una infección y evitar que se siga rompiendo y dañe la piel sana.

Primero, lava bien la zona. Luego, desinfecta un par de tijeras pequeñas (las de uñas o de primeros auxilios son las recomendablees) con alcohol isopropílico (también puedes desinfectarlas poniéndolas en agua hirviendo durante 20 minutos o puedes ponerlas sobre un fuego abierto hasta que el metal esté al rojo vivo, y luego dejarlas enfríar).

Tambien te interesa:  PEREJIL: LIBERA A TU CUERPO DE LA SAL ACUMULADA

Corta cuidadosamente la piel muerta. No te cortes demasiada cerca de la piel sana. Es recomendable dejar un poco de piel que correr el riesgo de dañar más la piel.

Aplícate una crema o ungüento antibacteriano a la zona. Esto ayudará a prevenir una infección, que es el mayor riesgo de las ampollas reventadas.

Ponte una venda limpia sobre la ampolla. Para las ampollas más pequeñas, una venda común será suficiente, pero para las ampollas grandes, podrías tener que ponerte una gasa no adherente con cinta de primeros auxilios

Asegúrate de solo usar vendas y gasas no adherentes sobre una ampolla abierta. ¡La gasa común se pega a la piel abierta!

Usa una venda especial para una ampolla abierta o especialmente dolorosa. Si la piel sobre la ampolla se ha salido o si la ampolla está en tu pie u otra zona sensible, quizá tengas que usar una venda especial para ampollas.

Hay numerosas marcas de vendas con almohadillas especiales para ampollas que protegen la piel delicada.

Tambien te interesa:  Remedio para las articulaciones Cascara de Limon

También puedes poner molesquín sobre las ampollas. El molesquín es un material suave y con textura de felpa que suele tener una superficie adhesiva. Corta 2 trozos de molesquín un poco más grandes que la ampolla.

Corta un círculo aproximadamente del tamaño de la ampolla en uno de los trozos. Ponte este trozo sobre la ampolla de tal manera que la “ventana” esté directamente sobre la ampolla. Ponte el segundo trozo encima del primero.

Resístete al impulso de usar alguna venda líquida. Este tipo de venda es más apropiada para cortes o laceraciones, pero sobre ampollas pueden causar más irritación o infecciones.

Si tienes dudas, pregúntale a tu farmacéutico o llama a tu doctor para que te dé recomendaciones específicas.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here