Los mantras contienen vibraciones muy altas que se repiten un determinado número de veces con un propósito específico, y por la frecuencia que producen, tienen el poder de enfocar la mente y motivar cambios.

A medida que repetimos y nos concentramos en un mantra, nuestra mente no tiene espacio ni tiempo para otros pensamientos y por ende, logramos relajarnos y meditar más profundamente. Algunos mantras fueron creados como invocaciones a dioses hindús o a seres superiores y contienen energía creadora.

Los mantras son sílabas o grupos de sílabas y palabras poderosas o sagradas, a veces sin un significado o definición literal o específico, y a veces en sánscrito. Sirven para diferentes propósitos como la protección, la atracción y la iluminación.

Para su efectividad, los mantras se repiten un determinado número de veces con un propósito específico, y su vibración puede modificar frecuencias alrededor y materializar pensamientos y gustos.

Los mantras para la protección son varios, dependiendo de la tradición. Muchos de los mantras vienen directamente de los vedas, libros que datan más de 4,000 años, aunque muchos mantras también vienen de la práctica del yoga y creencias orientales.

Estos mantras para la protección tienen el poder de alterar y modificar frecuencias de manera que crean cambios reales en el ambiente que los recitemos y alrededor nuestro.

Cómo usar mantras para su protección

Puede usar los mantras de protección para prevenir males o cada vez que se sienta en peligro o ansioso, simplemente repitiéndolos al menos 108 veces seguidas sin parar.

Para un efecto más poderoso, también puede cantar los mantras 108 veces diarias por 40 días seguidos si requiere ahuyentar energías negativas a su alrededor y para consolidar la protección de un espacio, ya sea su casa u oficina.

Idealmente, destine un momento del día para recitar el mantra elegido 108 veces sin ser interrumpido. Puede sentarse o recostarse para hacerlo, pero asegúrese de no quedarse dormido y de concentrarse en su propósito principal. Es preferible que usted los recite aunque sea mentalmente.

El uso de los mantras para la protección sirven para prevenir males o cada vez que se sienta en peligro o ansioso, simplemente repitiéndolos al menos 108 veces seguidas sin parar, con ello se consigue un estado de concentración profundo que ayuda a elevar los estados de conciencia.

Estos son los mantras más poderosos para la protección

Ram Yam Kham: Use este mantra para protección de su hogar y todos los que habitan en él.
Om Shoum Shokavināshibhyān Namaha: Este mantra protege contra los propios pensamientos negativos y sus consecuencias. Así mismo, use este mantra de protección para evitar peleas entre enamorados.
Om vijaya ganapataye namaha: Use este mantra de protección para triunfar en cualquier conflicto donde esté siendo tratado injustamente o atacado y se sienta en peligro.

Om Durga Ganapataye Namaha: Este mantra es para protección durante viajes o mudanzas o para mantenerse a salvo cuando esté en movimiento.

Om Bhakti Ganapataye Namaha: Use este mantra de protección cada vez que quiera y pueda y cuantas veces lo desee para mantenerse protegido en todo momento.

Om Sanat Kumara Ah Hum: Este mantra de protección se usa para desarrollar valentía y fuerza y así enfrentar cada reto que se le presente.

Para un efecto más poderoso, también puede cantar los mantras 108 veces diarias por 40 días seguidos si requiere ahuyentar energías negativas a su alrededor y para consolidar la protección de un espacio.

Ejercicio para comenzar a usar los mantras

  • Siéntese en un lugar donde no será interrumpido por al menos media hora. Escoja el mantra de su preferencia o empiece con un Om. Identifique la intención de la meditación y el uso del mantra. Siga los pasos para meditar. Concéntrese en su respiración por 5 minutos, siguiendo el ritmo natural del cuerpo.
  • Empiece a vocalizar el mantra, tomando aire lentamente y pronunciando el sonido al exhalar, prolongándolo lo que más pueda. No lo fuerce. Repita a su propio ritmo, intentando no dejar momentos de silencio entre un mantra y el siguiente. Siga el ritmo natural de su respiración sin quedar sin aliento. Cuando sienta que la transición es natural y sin esfuerzo, vaya bajando la voz hasta que el canto del mantra sea interno.
  • Deje que el canto interno vaya bajando de volumen también hasta encontrarse con silencio. Disfrute de este silencio por el tiempo que desee.