El insomnio nos ataca a veces sin avisar y a veces de forma crónica y compulsiva. Con estos remedios caseros duerme como un bebé y olvídate del insomnio.

A veces es inevitable. Pasas por una época de estrés, has hecho un viaje largo y estás con el famoso jet-lag o trabajas a turnos y te toca un turno de mañana después de uno de noche… a tu cuerpo simplemente no le da tiempo a cambiar el patrón de sueño y te encuentras en la cama mirando al techo y sabiendo que, o te duermes ya, o el día siguiente te lo vas a pasar bostezando y echo polvo.

Siempre puedes ir a la farmacia y comprarte una de esas pastillas para dormir pero, la verdad, el efecto «resaca» que te pueden dejar algunas es como para pensárselo y su tu insomnio es de larga duración lo que menos te interesa es hacerte adicto a ellas y después de un tiempo ser incapaz de dormirte sin la dichosa pastillita.

Hay innumerables factores que pueden desencadenar este problema o contribuir a su provocación. Por ejemplo, los viajeros frecuentes son más susceptibles a esta condición. Los asistentes de vuelo tienden a ser insomnes porque con frecuencia cruzan zonas horarias y siente los síntomas del jet lag todo el tiempo.

Los médicos y otros trabajadores que trabajan frecuentemente en turnos nocturnos también son propensos a este problema. Todos sabemos que el cambio frecuente de horarios puede confundir al cuerpo de un patrón de sueño adecuado. Esto también puede ser causado por trastornos mentales y emocionales. Por otro lado los continuos problemas en el trabajo, escuela o casa pueden terminar inquietando mental y emocionalmente a la persona causando una privación del sueño permanente en los mismos.

En otros casos, puede ser un efecto secundario de ciertos medicamentos de prescripción. Medicamentos como el  Ritalin  pueden desencadenar este problema.

Hay muchos tratamientos medicinales tradicionales que pueden ayudarte a combatir el insomnio.

Estos implican generalmente infusiones de hierbas. El té es una parte importante de la Medicina China. Puedes beber té de lavanda o manzanilla una hora antes de dormir. La manzanilla y la lavanda tiene propiedades calmantes. Estas hierbas son también capaces de aliviar la tensión, el estrés y la ansiedad. Calmar el cuerpo y la mente es un paso en la inducción al sueño.

Para prepararlas solo tienes que hervir un poco de agua en un cazo y, una vez hervida, retirarla del fuego y echarla en una taza. Añade a la taza las hojas de manzanilla o lavanda (o las bolsitas de te) y déjalas reposar al menos 5 minutos. Puedes mezclarlas con un poco de miel y beber la infusión antes de dormir.

Otra opción sería usar Kava-kava. Esta hierba tiene propiedades sedantes suaves para que tengas un sueño más profundo. Los expertos concluyen que un sueño profundo tiene beneficios restaurativos o sanativos. Otro de sus beneficios es que alivia la tensión muscular. Si te encuentras tenso por un día de trabajo y tu cuerpo se encuentra agobiado debido a dolores musculares, puedes probar con este remedio.

Pero mucho cuidado con la kava, ya que sólo debes tomarlo como medida de emergencia puntual y nunca estando embarazada o combinándolo con antidepresivos, sedantes ni medicamentos para el hígado.

Una opción más segura y sin efectos secundarios sería pulverizar la nuez moscada y mezclarla a con alguna de tus bebidas preferidas. Te preparas la mezcla y te la tomas antes de acostarte.

Y naturalmente el remedio casero de nuestras abuelas, una taza de leche atemperado con miel y una pizca de canela.

Otra opción es hacer puré de plátanos maduros y agregarle semillas de comino tostado. Puedes comer esta mezcla después de la cena.

Antes de que sea hora de entrar en la cama, también puedes intentar beber un remedio herbario flamado valeriana wallichi. Esto tiene efectos sedantes naturales. Pregunta en tu tienda naturista o en el herbolario más cercano y te indicarán cómo lo tienen y cómo debes prepararlo.

Más opciónes: consume lechuga silvestre, este tipo de lechuga puede inducir el sueño debido a sus propiedades sedantes. Para tu comodidad, también puedes consumirla en forma de tintura o píldora. Ten mucho cuidado y haz la consulta a un especialista medico o herbolario sobre la dosis exacta de consumo de esta hierba.

El consumo de cebolla cruda en cualquier ensalada en la cena promueve un sueño sano en la noche y es fácil combinarlo con cualquiera de los otros remedios para potenciar sus propiedades relajantes.

Y por último la valeirana, claro. La valeriana es quizás la hierba más potente del sueño. Se ha utilizado durante siglos como una forma de inducir al sueño, aliviar el estrés y superar la ansiedad. La valeriana es una planta alta que es originaria de Asia. El extracto puede encontrarse en la mayoría de las tiendas naturistas.