El agua que bebes en casa, a no ser que estés en una de las zonas privilegiadas en las que se puede beber directamente de la canilla, probablemente será de botella. En caso contrario, si la bebes directamente del grifo o de cualquier otro lugar de dudosa procedencia te encontrarás un agua llena de parásitos y bacterias. Si en algún momento lo necesitas es posible purificar agua de forma casera.

Método 1: Solución si estás en casa.

La forma más sencilla de hacerlo, naturalmente, es hervir el agua.

Para utilizar esta técnica para purificar el agua sigue las siguientes instrucciones:

Coloca el agua que desees purificar en una olla. Pon la olla en la cocina y enciende el quemador a una intensidad alta. Cuando hierva el agua, toda bacteria que pueda haber estado viviendo morirá, así pues tendrás la seguridad de no enfermarte al beberla.

  • Si estás en un lugar silvestre y necesitas purificar agua, haz un fuego para hervir el agua de la olla. Si no tienes una olla, podrás usar cualquier recipiente a prueba de fuego.

Hierve el agua. Cuando las burbujas empiecen a aparecer, significa que el agua está empezando a hervir. Sin embargo, continúa calentando el agua hasta que entre en un punto de ebullición máximo. Luego, empieza a cronometrar. Continúa hirviendo el agua durante 5 a 10 minutos más un minuto adicional por cada 300 metros sobre el nivel del mar hasta 5500, en donde la ebullición se vuelve ineficaz. De esta manera tendrá mayor efecto sobre las bacterias y otros microorganismos.

  • Hervir el agua durante 1 a 3 minutos la purificará lo suficiente. Matará la gran mayoría de los organismos que viven en el agua. También eliminará algunos productos químicos al vaporizarlos. Sin embargo, ten en cuenta que hervir agua no eliminará los sólidos, los metales ni los minerales. Asimismo, ten en cuenta que el punto de ebullición del agua disminuye con la altitud, por lo que no obtendrás el mismo efecto purificador en la cima de una montaña como lo obtendrías en la llanura costera. Puedes hervir agua por más tiempo o usar una olla a presión para compensar la temperatura más baja.
Tambien te interesa:  OLIGOELEMENTOS ESENCIALES

Saca la olla del fuego. Con cuidado manipula la olla y el agua porque estarán muy calientes.

Deja que el agua se asiente. No tendrás que hacerlo si el agua provino del grifo y estás seguro de que no hay partículas sólidas, minerales ni metálicas. Al dejar el agua asentarse, toda partícula se irá al fondo de la olla naturalmente y así podrás tomar agua pura de la parte superior.

Método 2: Solución si estás en un bosque o cualquier lugar con árboles.

Claro que si estás en medio del bosque o en algún otro lugar donde una olla a presión y una cocina no están disponibles, puedes purificar el agua de forma más “silvestre”.

Forma un cono con una tira de una corteza. La corteza más recomendable para crear este sistema de filtración será la de abedul u otra similar porque es flexible pero mantiene su forma. Recuerda que este método no purificará el agua por completo, sino reducirá la cantidad de microbios en el agua. Solo deberás emplearlo en caso de emergencia.

  • Si te cuesta mantener la corteza en forma de cono, podrías enrollarlo con un trozo de cuerda o una clase durable de césped para mantener su forma.
Tambien te interesa:  SENCILLO TRUCO PARA SOLUCIONAR PROBLEMAS DE INSOMNIO

Pon capas en el cono. El sitio web Wildwood Survival sugiere poner capas de arena, carbón, césped y gravilla (piedras pequeñas) en el cono. El carbón es excelente para eliminar las bacterias. Si has hecho un fuego, tritura algunos trozos de madera quemada.

Vierte el agua a través del cono de modo que caiga en un recipiente. Hazlo varias veces para que la purificación sea más profunda. Te lo reiteramos, este método no garantizará una purificación plena, sino que eliminará buena parte de los contaminantes del agua.

Método 3: Solución si estás en una zona soleada

Usa un recipiente o cualquier cosa que pueda contener agua y que tenga una superficie plana.

Pon una taza pesada en la parte plana del recipiente. Debe ser una taza que no flote en el agua.

Llena el recipiente con el agua sucia. ¡Asegúrate de que no caiga nada en la taza!

Pon un film de plástico para alimentos en la parte superior de la taza.Asegúrate de que esté cerrada herméticamente.

Tambien te interesa:  ESTRONGERA PARA UNOS PULMONES LIBRES DE MOCOS

Coloca una piedra o un objeto pesado encima del film sobre el punto en donde está la taza.

Deja que repose en el sol. El sol evaporará el agua, pero el agua no podrá escaparse, así que el vapor irá a la parte superior de la taza que está cubierta con el film transparente. Después, el agua irá hacia la parte ponderada con la roca en la parte superior y empezará a gotear dentro de la taza. Cualquier cosa que no sea agua se quedará en el recipiente. Ten en cuenta que esto puede tomar días o incluso semanas.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here