El profundo significado del yin y el yang, los dos principios que rigen la vida. El yin y el yang son dos fuerzas fundamentales, opuestas y complementarias, cuyas existencias dependen la una de la otra y que se encuentran en todas las cosas.

Símbolos de la armonía producto del equilibrio de la interacción de dos energías opuestas que se necesitan y se complementan, el yin y el yang son dos conceptos del taoísmo que representan la dualidad de todo lo que existe en el universo.

El yin y el yang, que en idioma chino puede traducirse como “oscuro-brillante” (yinyáng), describe las dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias que se encuentran en todas las cosas y que serían la fase siguiente después del tao, principio generador de todo y del cual surgen.

Mientras que el yin es el principio femenino, la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción, el yang representa el masculino, el cielo, la luz, la actividad.

De acuerdo a esta idea, cada ser, objeto o pensamiento posee un complementario del que no sólo depende para su existencia, sino que al mismo tiempo existe dentro de él mismo.Es decir que nada existe en estado puro ni tampoco en absoluta quietud, sino en una continua transformación. Además, cualquier idea puede ser vista como su contraria si se la mira desde otro punto de vista.

Tambien te interesa:  ¿SE PUEDEN REGENERAR LAS NEURONAS CEREBRALES?

Los 6 principios del ying yang

1. El yin y el yang son opuestos.

Todo tiene su opuesto, aunque este no es absoluto sino relativo, ya que nada es completamente yin ni completamente yang. Por ejemplo, si bien el invierno se opone al verano, también en un día estival puede hacer frío y viceversa.

2. El yin y el yang son interdependientes.

No pueden existir el uno sin el otro. Por ejemplo, el día y la noche.

3. El yin y el yang pueden subdividirse.

Todo aspecto yin o yang puede subdividirse a su vez en yin y yang indefinidamente. Por ejemplo, un objeto puede estar caliente o frío, pero a su vez lo caliente puede estar quemando o templado, y lo frío, fresco o helado.

4. El yin y el yang se consumen y generan mutuamente.

Ambos forman un equilibrio dinámico: cuando uno aumenta, el otro disminuye. Así, el desequilibrio siempre es algo circunstancial, ya que cuando uno crece en exceso obliga al otro a reducirse, lo que termina provocando una nueva transformación. Por ejemplo, el exceso de vapor en las nubes (yin) que genera la lluvia (yang).

5. El yin y el yang pueden transformarse en sus opuestos.

La noche se transforma en día, lo cálido en frío, la vida en final. Sin embargo, esto también es relativo. Por ejemplo, la noche se convierte en día, pero al mismo tiempo ambas coexisten en lados opuestos de la Tierra.

Tambien te interesa:  Aprende a leer la mano de forma sencilla

6. En el Yin hay Yang y en el Yang hay Yin.

Siempre hay restos de uno en el otro, lo que hace que el absoluto se transforme en su contrario. Por ejemplo, una semilla enterrada soporta el invierno y renace en primavera.

YIN YANG

En su forma actual más conocida, la parte oscura, normalmente negra, corresponde al yin (que representa lo pasivo, femenino, nocturno, oscuro y frío) y la parte clara, normalmente blanca, al yang (que representa el principio activo, masculino, luminoso y diurno).

Estas dos partes entrelazadas se denominan en chino “yú”, que significa “peces”.

La línea que las separa no es recta, sino sinuosa, representando el equilibrio dinámico entre los dos conceptos y su continua transformación.

Además, en este juego armonioso ambos poseen en su interior un punto de color opuesto, que simbolizan la presencia de cada uno de los dos conceptos dentro del otro. Es decir, las fuerzas opuestas, complementarias e inseparables de todo lo que existe.

El Feng Shui: equilibrio y bienestar

Principio de la filosofía china, el yin y el yang es un símbolo de armonía debido al equilibrio que produce la interacción de las dos energías, cuyas existencias dependen la una de la otra. Así como el yang es una energía luminosa y positiva que se presenta de manera intensa, el yin es una luz pasiva y negativa.

Tambien te interesa:  La importancia de tener el aura limpia

Como cada objeto o situación se relaciona con estas dos dualidades, el Feng Shui se encarga de encontrar un equilibrio para lograr bienestar y fortuna.

Algunos autores relacionan el yin y el yang con el hombre y la mujer, pero son definiciones equivocadas ya que el taoísmo está compuesto básicamente por energía positiva o negativa.

Así, las dos esferas dentro del símbolo representan la idea de que cada una de las fuerzas alcanza su punto extremo y se manifiesta dentro de sí un sentimiento opuesto.

Cuando existe un equilibrio es sinónimo de bienestar. Pero cuando se rompe genera conflicto en la vida del ser humano, ya que no debe existir exceso ni carencia de yin o yang porque influye en la energía de forma negativa. La práctica del Feng Shui permite percibir y buscar el equilibrio en los hogares y en la vida del individuo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here