La alergia a las picaduras de insectos es una de las cinco alergias más habituales en verano, ya que, naturalmente, el número de insectos aumenta con el calor y la humedad tanto en ciudades como, sobre todo, en las zonas más rurales o de playa.

Se recomienda tener precaución al consumir refrescos y otras bebidas edulcoradas al aire libre, ya que acercan insectos causantes de picaduras y alergias como las avispas y abejas. Dado que la reacción alérgica a una picadura puede ser mortal, las personas sensibles deben consultar al alergólogo si les convendría llevar consigo epinefrina cuando salen de vacaciones al campo o a la playa.

En caso de alergias más leves existen numerosos remedios caseros que podemos utilizar para aliviar las molestias que causen las picaduras.

Aceites esenciales

Los aceites naturales reportan un gran alivio cuando nos ha picado un insecto. Hay varios que pueden utilizarse, entre ellos te proponemos: el de lavanda, el de cedro y el de árbol del té.

Lo único que tienes que hacer es aplicar unas gotas directamente en la zona en la que te hayan picado y notaras la recomendableía inmediata. Puedes dejar la zona al aire o taparla con un paño limpio.

Es importante aclarar que este remedio no debe ser usado en niños, ni adolescentes.

Vinagre blanco

Muy efectivo resulta también el vinagre blanco. ¿Acaso hay algo para lo que el vinagre blanco no sea bueno? No solo es estupendo para limpiar y desinfectar cualquier superficie sino que nos ayudará a aliviar los síntomas de las picaduras y a desinfectar la piel.

Se debe aplicar directamente en la picadura, echando unas gotas sobre la zona en la que notes el picor. El olor se irá al cabo de unos minutos, pero el alivio hará efecto enseguida.

Sin embargo no se debe utilizar si la zona está lastimada, no porque vaya  a tener algún efecto negativo para la bienestar, sino porque te va a picar.

Aspirina

Cuando te ha picado un insecto, un buen método es poner aspirina en la zona dañada.

Coge una aspirina y machácala entre dos cucharillas para hacerla polvo. Después añade un poco de agua y mezcla bien hasta conseguir una masa homogénea.

Aplica esta pasta directamente sobre la picadura.

La pasta de aspirina reducirá el escozor y la inflamación. La aspirina tiene propiedades que neutralizan el veneno de los insectos.

Papaya

La papaya neutraliza el veneno de algunos insectos. Es una fruta que puedes conseguir en las verdulerías o también plantar en tu jardín. Corta una rodaja que esté en el refrigerador y aplica sobre la picadura. Déjala allí varios minutos. Puedes colocar una venda para que no se mueva y continuar con tus actividades.

Bicarbonato de sodio

Este es otro de los remedios caseros más utilizados; prepara una solución de bicarbonato de sodio y agua, y aplica sobre la picadura durante 15 minutos.

Pasado este tiempo enjuaga la zona con abundante agua tibia.

El efecto del bicarbonato ayudará a reducir la inflamación y aliviar la picazón.

Jabón

Para aliviar el escozor también puedes pasar un trozo de jabón directamente sobre la picadura. O bien humedeces la zona y frotas la barra, o mojas la barra y la frotas contra la zona lesionada.

Azúcar

El azúcar ayuda a aliviar las molestias de las picadas de insecto. Humedece la punta de tu pulgar y luego sumérgelo en un recipiente con azúcar, para que esta se pegue. Frota tu dedo por la zona afectada, esto provocará un alivio muy pronto.

¡Atención! Te recomendamos cubrir la zona con un trapo o pañuelo limpio, o de lo contrario el olor del azúcar acabará atrayendo más insectos.

Barro

El barro es una excelente opción a la cual echar mano rápidamente si estamos de camping y nos ha picado un insecto.

Coloca barro directamente sobre la picadura aliviará el dolor y reducirá la inflamación. Prosana que sea un barro lo más limpio posible y, cuando lo quites, lava bien la zona con abundante agua y jabón para prevenir infecciones.

Tomate

El tomate es un excelente calmante para aliviar el dolor de las picaduras de insecto que dejan su aguijón. Lo primero que debes intentar hacer es quitar el aguijón que puede haber dejado una avispa o una abeja y luego cortar rodajas de tomate fresco y colocarlas directamente sobre la picadura. El tomate ayudará a bajar la inflamación y aliviará el dolor al momento.

Sal

Un remedio muy útil contra las picaduras de insectos, y siempre al alcance de la mano es la sal. Basta frotar la zona con un poco de sal y la picazón cederá poco a poco