Trucos para ser la anfitriona perfecta esta Navidad

La Navidad es una época para celebrar y compartir momentos mágicos con los tuyos, pero también es tiempo, sobre todo para quien organiza los encuentros y comidas varias, de agobios. Y es que ser el anfitrión o anfitriona perfecta puede ser muy agobiante si no se hace una mínima planificación previa.

Como lo que queremos es que disfrutes de las navidades, no que las sufras, hemos elaborado una guía básica para sobrevivir a estas fechas sin despeinarte y convirtiéndote en esa persona a la que todos amarán un poco más en 2019.

Di NO a los excesos decorativos

Uno de los fallos más comunes a la hora de decorar la casa en Navidad es abusar de los típicos elementos decorativos que, año tras año, guardamos en los desvanes, altillos y roperos sin pararnos siquiera a comprobar su estado: luces fundidas y cables enmarañados, bolas desconchadas, árboles de plástico imposibles de volver a poner derechos, figuritas del belén rotas, etc…

No hace falta ponerlo todo. Lo mejor es apostar por un único estilo decorativo y darle sentido a las zonas comunes de la casa para que haya armonía.

Tambien te interesa:  REGALIZ PARA LA ACIDEZ DE ESTÓMAGO

Por ejemplo, si en tu casa sois más de árbol de navidad que de Belén, apuesta por un bonito pino (natural a ser posible) y pon todo el foco en él. Así lo convertirás en el protagonista de la decoración y no llenarás toda la casa de calcetines y figuritas innecesarias.

Eso sí, es muy importante que tengas en cuenta el espacio del que dispones. Si tu casa es pequeña y sólo tienes un rincón para dedicarlo a la Navidad, es preferible que inviertas en una pieza más pequeña que resista el paso de los años.

Si, por el contrario, lo que te gusta es armar el Belén, elige piezas clásicas y no excesivamente grandes. Con un Nacimiento básico, sólo con las figuras principales, podrás montar un bonito rincón con algo de vegetación natural (musgo, por ejemplo) y una bonita Flor de Pascua. No necesitas nada más.

La calidez no es sólo cuestión de calefacción

Crear ambientes cálidos y acogedores no es sólo cuestión de calefacción. Obviamente, una temperatura adecuada hará más agradable la estancia, pero de nada servirá si todo lo que os rodeo es frío y sin personalidad.

Tambien te interesa:  Trucos para que el perfume dure más en la piel

Para empezar, debemos pensar en la fragancia de nuestro hogar, que es lo que primero percibirán tus invitados nada más entrar por la puerta. Después de llevar en la cocina varias horas, lo más normal es que se hayan quedado en la casa distintos olores y no todos agradables. Es recomendable que, tras ventilar los espacios para eliminar cualquier rastro desagradable, encendamos velas aromáticas (que también decorarán y aportarán una bonita luz) o empleemos algún perfume para el hogar.

Una mesa bien puesta, pero sin estridencias

Es el momento ahora de acabar de conquistar a tus invitados en la mesa. Todos sabemos que la mayoría de nosotros comemos con los ojos, así que no descuides la presentación de tus platos pero tampoco la vajilla ni la cristalería, que serán los detalles que aporten un toque de distinción. No hace falta que salgas pitando a comprar un nuevo y completo juego de menaje. Bastará con utilizar los platos básicos y mezclarlos con algunos de otro color y añadir detalles como servilleteros de corales o plumas.

Tambien te interesa:  MANTRAS: POST DE ESTUDIO

Para el centro de la mesa, son ideales las tablas mixtas de madera y mármol, que además te servirán de bandejas, y pequeños detalles como algún portavelas o ramas secas. Una idea original y menos peligrosa que las velas es la de utilizar hileras de luz.

Como manteles, este año se lleva dejar la mesa al natural y usar, a modo de caminos de mesa, esterillas de tejido suave. Si nos los tienes todos iguales, ¡no importa! Combínalos con armonía y da un toque de color.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here