VELA DE JAZMÍN Y LAVANDA ANTIESTRÉS

2
16
vela de jazmín y lavanda antiestrés
vela de jazmín y lavanda antiestrés

Es hora de crear nuestra propia zona antiestrés en nuestra casa. Música relajante, teléfonos apagados, zona de acceso restringido… y nuestro propio aroma relajante.  Así que vamos a fabricar nuestra personalizadísima vela de jazmín y lavanda antiestrés.

Como ya sabes la aromaterapia es la ciencia de curar mediante los olores que emanan de los aceites esenciales de las plantas. Cada planta tiene un olor, una esencia y unas propiedades solo para ella. No hay dos plantas que tengan el mismo perfume. El uso terapéutico de los aromas se ha usado desde siempre. Hoy, con el retorno a lo natural, la aromaterapia ha vuelto a convertirse en una forma de curar y prevenir las enfermedades del cuerpo y del alma.

Y es que, terapéuticamente hablando, la nariz es de mucha utilidad. Al inhalar las esencias, estas penetran directamente en el cuerpo y se esparcen para ejercer su acción benéfica a todo el organismo. Es por eso que muchos medicamentos, como los que son contra el resfriado, se aplican mediante inhalación.

Un informe que ha sido recientemente publicado indica que los aromas a limón, naranja, mango, albahaca, lavanda y canela influyen positivamente para atenuar los estados de nerviosismo y ansiedad.

Tambien te interesa:  CÓMO CURAR LA IMPOTENCIA

Los especialistas experimentaron con ratas de laboratorio a las que sometieron a la inhalación de una sustancia que contienen determinados plantas aromáticas y determinaron que varios genes vinculados al estrés redujeron su actividad.

Muchas esencias se convierten en aliadas naturales. Son económicas y no requieren de ningún tipo de mantenimiento o compleja colocación.

Nosotros para nuestra vela antiestrés vamos a centrarnos en dos aromas concretos: el jazmín y la lavanda.

El jazmín y la lavanda atenúan considerablemente la ansiedad y el nerviosismo. Se aconseja colocar estas esencias en dormitorios y en el comedor de la vivienda.

Para fabricar nuestra vela necesitaremos:

  • Una bandeja para horno
  • Palillos
  • Moldes para vela
  • Mechas para vela o hilos de algodón
  • 1 cuchara de madera
  • Parafina
  • Esencias de los aromas que queramos

Cómo se hace:

Para empezar envuelve un palillo con uno de los extremos de la mecha (si el tamaño del molde es pequeño, podemos usar palillos de dientes), y corta el sobrante del otro extremo de la mecha. Si quieres puedes fijar la mecha en la parte inferior usando un soporte de metal.

Después vierte medio kilo de cera a una olla limpia y caliéntala a baño maría, muévela con la cuchara de madera hasta que esté bien derretida.

Tambien te interesa:  ALISADO DE CABELLO CON APIO

Vierte en la cera derretida 10 gotas de aceite esencial de jazmín y 10 gotas de aceite esencial de lavanda, siempre agitando la mezcla con la cuchara de madera.

Vacía lentamente la cera en los moldes a los que les pusimos las mechas y retira las velas 24 horas después, tendremos que dejarlas curar al menos una semana.

Para que no tener problemas al vaciar la cera puedes poner los moldes sobre una fuente para hornear.

Pasada una semana desde que hayas desmoldado las velas repártelas por toda la habitación en la que vas a realizar tu sesión antiestrés.

Elige una música relajante, algo suave, que te guste. No hace falta que te pongas a buscar mantras tibetanos en youtube. Elige a tu grupo favorito y ponlo al volumen que más cómodo te haga sentir.

Este es tu momento para relajarte y disfrutar, no se trata de seguir ningún manual ni emular a ningún monje shaolín en pleno éxtasis meditativo. El objetivo es hacerte sentir tranquilo, seguro y relajado.

Tambien te interesa:  ACABA DEFINITIVAMENTE CON EL DOLOR DE ESPALDA

Acomódate en la postura que prefieras.

Cada postura tiene sus ventajas, pero te coloques como te coloques debes intentar que tu espalda esté recta y no te cuelgue la cabeza.

Al fin y al cabo tu cabeza pesa unos 8 kilos, no es un peso despreciable si tienes en cuenta que únicamente lo sostiene tu cuello.

Puedes sentarte en una silla con un cojín en la espalda para ayudarte a mantenerla recta, o tumbarte en el suelo poniendo el cojín debajo del cuello.

Si sientes tus piernas cansadas ponles un cojín debajo y haz que se queden ligeramente elevadas, así descansarán mejor.

Conviene que la luz sea tenue o esté atenuada, para que la luz no te deslumbre ni te moleste, pero si te gustan las habitaciones iluminadas puedes dejar las persianas abiertas y siemplemente colocarte de forma que la luz no te moleste.

Por último enciende tus velas para que la habitación se llene del aroma relajante, cierra los ojos y concéntrate en tu respiración para evitar que tu mente se enrede en los problemas del día a día y puedas olvidarte de todo.

Shhhh….

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here